jueves, 2 de marzo de 2017

II Trail de Carcelén

Buen número de participantes del equipo esta vez

El año pasado no pude participar en el I Trail de Carcelén, estaba inscrito en un trail por equipos en Villena que al final resultó un desastre (las condiciones meteorológicas obligaron a cambiar el trazado de la prueba y, al final, ni trail ni nada, una carrera fea) así que estaba deseando participar este año. Todo el mundo hablaba maravillas de ella y yo mismo tuve la oportunidad de comprobarlo en un entrenamiento con Pedro hace unos meses. La carrera ha estado por encima de mis expectativas; a pesar de conocer el recorrido, la época diferente del año y el hecho de ser una competición la ha hecho distinta de aquel entrenamiento. Después del amargo recuerdo de Bienservida, he vuelto a disfrutar en una competición.  A pesar de no tener el desnivel de las anteriores la carrera es dura, tiene una buena distancia (21 kilómetros) y un recorrido 'rompe-piernas'. El día era perfecto para correr, una niebla inicial preciosa que terminó levantando, una temperatura perfecta y un paisaje precioso. Comenzamos subiendo por un empinado sendero tras el castillo, pero la subida, aunque dura, termina antes de que nos demos cuenta y comienza un largo y espectacular  descenso por un sendero que, entre la niebla, resultó divertidísimo. Así, con algún pequeño repecho, llegamos de nuevo al pueblo. Me sorprendió la animación de la gente, que tanto se echa de menos en este tipo de carreras, me sirvió para coger fuerzas para el nuevo ascenso.
Lo mejor de la carrera fue que, esta vez, en ningún momento me quedé descolgado, siempre estuve corriendo en grupo (más o menos numeroso) y esto lo hace mucho más fácil y ameno. Todavía nos quedaban unos cuantos descensos chulísimos, y una bajada final algo técnica por 'los montones' antes de llegar al pueblo. Muy buenas sensaciones y muy contento. Todavía tengo muchísimo que mejorar, pero el hecho de sentirse cómodo en una carrera con este nivel de exigencia no es mala señal. Hay que entrenar más para disfrutar mucho más.


Primer ascenso
Me encantó este primer descenso entre la niebla


Llegada al pueblo en el primer bucle

.






martes, 14 de febrero de 2017

II Trail de Bienservida: récord de lentitud

El trail de Bienservida de este año me imponía bastante respeto por varios motivos: primero porque no estoy suficientemente entrenado para afrontar con solvencia una prueba como esta y segundo porque en febrero de 2014 realicé por primera vez esta carrera (aunque con un recorrido algo distinto, 3 kilómetros más corto) y guardo un recuerdo bastante amargo de ella. En 2014 estaba intentando introducirme en el trail, más o menos como ahora, solo que entonces tenía un punto algo mejor de forma (hacía las medias maratones a 4:40). El recorrido de ese año estaba completamente embarrado, y sufrí como en ninguna carrera había sufrido antes, tardé 2:28 en completarla, muy por debajo de mis expectativas, y agotado. Pero lo peor vino 3 días después, cuando hice mi tercera prueba de esfuerzo... la que me llevó al cardiólogo. Pero bueno, había que hacer esta carrera; mi intención este año es participar en casi todos los trails organizados por la Diputación. El resultado ha sido bastante decepcionante, si con el trail de Yeste quedé bastante esperanzado de cómo evolucionaria mi forma física durante este año, con esta carrera he sufrido un revés. Mis objetivos eran bastante modestos: no lesionarme y terminar, a ser posible en menos de 3 horas. No me lesioné, pero  mi tiempo fue bastante lamentable 3:22. En la primera subida, como siempre, comencé a quedarme atrás... solo que esta vez (salvo algunos abandonos) me quedé el último y fui alcanzado por los corredores de la organización que iban retirando las balizas. Lo bueno es que, a pesar de eso, tampoco me planteé seriamente abandonar, sí, llevaba solamente 5 kilómetros, estaba agotado y había completado solamente la primera de las subidas... pero pensaba que a partir de ese momento todo iría mejor... no fue así. A diferencia de otras ocasiones, el hecho de ser el corredor de cola, hizo que tuviese que recorrer muchos kilómetros en solitario, y esto fue agotador... prácticamente no podía correr en ningún tramo, ni cuesta arriba ni cuesta abajo. Poco antes de llegar al kilómetro 10, pude ver, por primera vez desde la primera subida, algunos corredores delante de mi... no parecía que estuviesen demasiado lejos, lo tenía claro... tenía que alcanzarlos. Por fin lo conseguí, adelanté al primero en la última de las subidas, a otros dos un poco más adelante, y aun grupo bastante majo en el último avituallamiento. Se supone que a partir de ese momento la carrera debía haber sido muy fácil, ya en grupo y cuesta abajo... pero estaba tan agotado que no fue así.
Lo que me quedó claro de esta experiencia es que hay que estar muy mal (o lesionarse) para no terminar una de estas carreras del circuito... pero también que así no... ya no es solo terminar, hay que correr más, 3:22 para una carrera de 20Km con 1000 metros de desnivel positivo es como para pensárselo.





lunes, 23 de enero de 2017

Sunday Morning


Mientras rodaba el domingo por la mañana por la Vía Verde no paraba de darle vueltas a las circunstancias que me habían llevado a estar esa mañana concentrado en una tirada larga. La cuestión es que esa mañana se celebraba la Media de Santa Pola, en la que me inscribí el pasado mes de octubre. Descarté ir a Santa Pola cuando salió el calendario de carreras de la Diputación Provincial, me coincidía con el Trail de Riopar y, después de la  buena experiencia de Yeste, no podía saltarme  un trail tan bueno como este; así que desistí de Santa Pola. El problema es que un temporal de nieve hizo que se suspendiera la carrera de Riopar...tenía una bala en la recámara (Santa Pola)... pero ya me había hecho a la idea de no ir...esto sumado a la mala experiencia del año pasado me llevó a quedarme en casa y salir a rodar tranquilamente. Decididamente Santa Pola solo tiene sentido si es para ir con Angel y con Pedro para tomarnos un buen arroz post-carrera y ponernos al día de nuestras vidas... A estas alturas, y después de haberla hecho tantas veces, la carrera en sí no me llama tanto como para hacer más de 300 kilómetros. Como decía, en estos pensamientos estaba cuando comenzó a sonar en mi MP3 "Sunday Morning", de la Velvet Underground; una sonrisa enorme y una sensación de paz me inundó. Cómo ha cambiado mi vida en apenas unos cuantos años, la canción me evocó otras mañanas de domingo bien distintas. Ahora había madrugado para dejar a mi hijo en su partido de futbol y me había ido a rodar tranquilamente sintiendo el confortable frio de la mañana y disfrutando de este temazo de la Velvet... contemplando el mismo  resplandor de la mañana que años atrás, pero en circunstancias radicalmente distintas...Riopar, Santa Pola,... es perfecto tener la cabeza despejada para ocuparla de naderías.





miércoles, 18 de enero de 2017

IV Trail de Yeste

Este año he comenzado la temporada a lo grande, con el IV Trail de Yeste. Magnífica carrera que bien ha valido el madrugón dominical. La carrera de Yeste se desarrolla en un entorno privilegiado, es asequible para los que todavía estamos iniciándonos en esto del trail (19 Km y 800 metros de desnivel positivo) y está perfectamente señalizada y controlada por nuestros hermanos de  EA Trail. He disfrutado como nunca en este tipo de carreras, a pesar de no estar todavía en un buen  punto de forma. Pero este año he decidido no hacer como el pasado, en el que estuve esperando estar preparado para participar en estas carreras... cosa que no ocurrió nunca (por lo que solamente participé en el Trail de Bogarra). Este año tengo pensado participar en todas las carreras trail del circuito de la Diputación de Albacete que pueda... son carreras asequibles y pueden sustituir esos entrenamientos en montaña que no termino de realizar regularmente. Como decía,  una carrera excelente de la que disfruté en todos sus tramos, sobre todo en los descensos trepidantes por senderos y en la exigente subida al Ardal. Mi tiempo no fue precisamente brillante, pero me vale porque encaja con los objetivos que traía: no lesionarme y terminar en menos de 3 horas. Con ganas de repetir.
El equipo minutos antes de la salida





.






miércoles, 4 de enero de 2017

Balances y propósitos para 2017

En la última entrada, ya algo lejana, hablaba sobre las paupérrimas cifras de entrenamiento que explicaban perfectamente mis malos resultados y mis sensaciones. La verdad es que el año ha sido bastante pobre en kilómetros (1017 de los cuales solamente 217 han sido de trail... contando entrenamientos y competiciones). Lo bueno es que este último mes de diciembre ha supuesto un cambio de tendencia interesante, 145 kilómetros (en 12 salidas) y 7 visitas al gimnasio. Esperanzadoras no porque sean muy grandes, sino por el cambio que suponen, no hacía tanto desde mayo de 2015. Hay que quedarse con este cambio de tendencia y continuar por este camino.
Por otra parte, el año no pudo terminar mejor; como casi siempre corriendo la San Silvestre con buenos amigos y, mejor todavía, el día 30 subiendo con los mismos amigos (Enrique y Pedro) al pico de la Almenara.

En fin, 2017 es todavía un libro en blanco que estoy deseando llenar de kilómetros, proyectos y bonitas carreras de trail y de asfalto. De momento depende de mi... espero cumplir con mi parte.


viernes, 10 de junio de 2016

LAS CIFRAS

Llevo ya unas cuantas entradas quejándome de los malos resultados en las carreras, de las grandes diferencias respecto a las de hace un par de años (antes del parón). Hoy le he prestado atención a otras cifras, las de los días de entrenamiento, los kilómetros y su intensidad y son paupérrimas. Este año estoy entrenando muy poco; salgo pocos días y la mayoría para rodar suave... A pesar de eso la prueba de esfuerzo me dio un resultado en el VO2 máximo prácticamente igual al de hace dos años...puedo sentirme afortunado por lo poco que he perdido para lo que he hecho.

Está claro, si quiero volver a mi peso, y a disfrutar corriendo tendré que correr mucho más y mejor.

lunes, 23 de mayo de 2016

Medio Maratón de Albacete y Medio Maratón de Almansa

Antes de la salida en Albacete
El domingo 8 de mayo participé, por sexta vez, en el medio maratón de Albacete. El día era perfecto para correr, pero mi estado de forma dista mucho de esa perfección... así que mi rendimiento no fue precisamente muy fino. A pesar de eso muy contento: salida con los compañeros del equipo y al menos un par de kilómetros a las velocidades que hace un par de años podía llevar... después trote suave para no sufrir demasiado y terminar con bastantes reservas (las suficientes como para hacer un pequeño sprint final). La animación, como suele ser habitual en Albacete, muy escasa... más escasa que otros años porque el día amenazaba lluvia. De todos modos, correr en Albacete, es siempre un placer.



Aun quedaban fuerzas para esprintar





Con los compañeros antes de la salida de Almansa.
El sábado 21, la que probablemente es mi media favorita (si no fuese por Albacete) la media maratón de Almansa. Espectacular organización y una animación sin comparación posible durante la mayor parte de la carrera, una media para disfrutar. El día bastante caluroso, con el agravante de no tener el cuerpo preparado para estos calores... pero contento también con mi mediocre resultado... Me puse al casi al final en la salida e hice la primera vuelta con un compañero del equipo... la segunda vuelta al mismo ritmo... sin poder acelerar mas pero para acabar bastante entero.



La explicación de mis resultados... así no se puede correr
Mi cuerpo de momento no da para más, si quiero mejorar tendré que entrenar mucho más y, sobre todo, perder peso... algunas de las fotos me deprimen, pero lo importante es no dejarlo... poder correr esta distancia con un mínimo de solvencia es todo un privilegio.


.






.